DORMITORIO CON ESPACIOS EDUCATIVOS

¿Qué me encontré?

El dormitorio de «A y U» con dos rincones destinados al juego, pero que necesitaba una redistribución y reorganización del espacio para agrupar los materiales de juego de forma más adecuada a los distintos ambientes educativos que íbamos a organizar según los intereses actuales de «A y U».

¿Qué propuse?

  1. Realizar una asesoría online para ver el espacio del que disponían, hablar de las necesidades de «A y U» y de sus intereses educativos actuales.
  2. Hacer una selección de los materiales de juego actuales y separarlos en tres montones: los favoritos o los más utilizados, los que se usan pocas veces y los que ya no se usan por qué no interesan más.
  3. Donar a alguna asociación infantil los que ya no se utilizan por qué ya no interesan más.
  4. Dejar el rincón o ambiente de lectura única y exclusivamente en el comedor, ya que es la zona que más destinan a compartir libros y momentos de lectura. En el dormitorio solamente tener 3-4 libros junto a la cama que sean sus favoritos para antes de ir a dormir.
  5. Nueva distribución del espacio y agrupación adecuada de sus juguetes, selección de mobiliario para completar los nuevos ambientes educativos y listado de materiales de juego y juguetes interesantes según los intereses y el momento evolutivo de «A y U».

¿Qué hicimos y con qué objetivo?

Conociendo la familia, las necesidades e inquietudes de «A y U» y su momento evolutivo, ejecuté un «sketch» de propuesta de redistribución del espacio actual, el cual dividí en cuatro ambientes educativos: juego simbólico, arte y creatividad, construcciones y mini mundos y por último espacio destinado al almacenaje de didáctica y materiales de juego que necesiten de la presencia del adulto para utilizarse.

El objetivo principal era reorganizar el espacio de manera que cubriera las necesidades educativas actuales de «A y U» a través del juego libre y autónomo. También pretendíamos distribuir el espacio con distintos ambientes educativos y agrupar los materiales de juego en estos ambientes de una forma más lógica para el momento evolutivo de «A y U». De esta manera podrán saber dónde encontrar los juguetes según el juego que quieran llevar a cabo y tendrán un lugar concreto para su almacenaje posterior que facilitará su autonomía.

El objetivo secundario que nos habíamos marcado con la familia era que estos ambientes estuvieran integrados con el espacio actual, que siguieran la paleta de colores que había actualmente en el dormitorio y que se aprovecharan los muebles presentes.

Por último, también nos habíamos planteado una buena selección de materiales de juego y juguetes que fueran más bien desestructurados, es decir, que tuvieran múltiples funciones de juego, para que pudieran ser utilizados por «A y U» aunque se encontraran en momentos evolutivos distintos con diferentes intereses e inquietudes educativas y de aprendizaje.

¿Cuál fue el resultado?